26 de diciembre de 2013

Madrid: Día 3


Templo de Debod (Imagen de Google)
Penúltimo día en la capital y aún quedaba muchísimo por hacer... El día 2 intentamos ir al Templo de Debod al atardecer, pero nos fue imposible, por lo que hoy tocaba madrugar un poquito... Lo primero que hicimos fue buscar un sitio en el que desayunar: La chocolatería estaba cerrada, de nuevo, y otro día más no pude comprarle un regalito de Madrid a mi padre, había visto unas figuritas de chocolate con muy buena pinta para él, y tabletas gigantes... Al estar cerrada bajamos a una famosa pastelería-cafetería-degustación de Madrid ubicada en la Plaza del Sol cuyo nombre no recuerdo ahora, pero estaba tan sumamente lleno que nos agobiábamos con solo pensar en entrar... Nuestra última opción fue entrar en un sitio de buffets, algo deprimente, pero con un desayuno bastante rico.

Con un café y unos churros sobre la mesa tocaba planificar el día. Primero fuimos de tiendas, a comprar lo que ojeamos los días anteriores. El libro de Cómo saber si tu gato planea matarte, un portaminas de los buenos para el examen (fue más capricho que necesidad, es entrar en Muji y uno no se resiste...) y alguna que otra experiencia gastronómica.

8 de diciembre de 2013

Tokyo Clash

Tokyo Clash es un encuentro con la cultura del diseño japonés actual. De forma muy visual, colorida y llena de contrastes, el autor y fotógrafo Ralf Bähren presenta la gran metrópolis de Japón. Consigue que el lector viaje a través de la cultura cotidiana japonesa, por un mundo que no se corresponde con la imagen estererotipada que tenemos de Asia. Carteles de colores intensos, rótulos luminosos de establecimientos de ocio y juegos de azar, dibujos manga y un sinnúmero de otros objetos de consumo japonés compiten aquí por captar la atención del observador. Imágenes de Japón de hoy que conviven con templos tradicionales y estatuas de Buda. De esta manera el libro ofrece una visisón fascinante, provocativa y en ocasiones absurda, de un universo ajeno.


Sólo con leer esta pequeña sinopsis ya me entran ganas de comprarme el libro... Igual lo pongo en mi lista para el Olentzero o Reyes Magos, seguro que así cae, pero voy a esperar un poquito más porque en el blog Akihabara Princess se sorteará este fantástico libro entre hoy y el día 30 de Diciembre. Si estás interesado...

Y si eres de esos cagaprisas como yo, puedes adquirir el libro en Amazon: Tokyo clash - japanese pop culture  

5 de diciembre de 2013

Madrid de Noche


Fotografía de Google Images
Como creo que ya os comenté en el segundo post de este viaje, dos de nuestros compañeros ya habían estado en Madrid en verano y nos fueron guiando durante el resto de viaje. Como veis, en vez de estudiar para el Kanken estábamos más interesados en hacer turismo y divertirnos... Eso sí, el lunes recibí un mensaje del Colegio Japonés de Madrid diciendo que me enviaban por correo los resultados y todavía no han llegado, seguramente no me reiré tanto al abrir el sobre... Si es como en el Nôken que me desperté a las 7.15 de la mañana para ver los resultados on-line...

Pero al grano: Después de un segundo día agotador y una buena cena solo quedaba salir de fiesta. El primer día ya probamos un poco por el barrio de Chueca y nos quedamos con un bar que nos gustó bastante. Estuvimos unas cuantas horas riendo, contando chistes, anécdotas, llegué a llorar de la risa. La pena es que no me quedase con el nombre, pero sí con la localización: Subiendo por C/Fuencarral, pasando el Mercado de Fuencarral la primera calle a la derecha hasta casi al final. Un bar que hace esquina con una pizarra de mojitos enorme.

4 de diciembre de 2013

Madrid: Día 2


Tras la primera noche en el hostal, unas chicas en la habitación de al lado que roncaban de tal manera que parecía que estaban taladrando la pared, y una gotera en el patio que caía sobre un plástico, así, de casualidad, que no dejaba dormir a mi compañero el cual tenía problemas de cuello así que peor, nos levantamos con unas ojeras de caballo, o por lo menos yo... Pero un despertar negativo no fue preludio de nada ya que el día estuvo lleno de experiencias.

Tras prepararnos y asearnos fuimos a nuestra primera parada, una chocolatería que fichamos la noche anterior cuando fuimos a cenar sushi. Estaba situada justo enfrente de este restaurante y estaba lleno de todo tipo de productos hechos con chocolate, figuras, piruletas, choco-telegramas... Un paraíso para el chocolateadicto. Fiché unas cuantas tabletas para traerle a mi padre, pero el resto de días la pillamos cerrada...