17 de abril de 2013

Cuando la tortilla cae por el lado contrario


En dos años que tiene Operación Japón he tenido que cancelar dos veces el proyecto de ir al país que da origen al sol por el problema que fuese. En 2011, ocurrió el tsunami y posterior terremoto que me obligó dejar de lado los planes; y en 2012 ya se habían planificado varios viajes por lo que tuve que dejar de lado el proyecto para este año.

Hace unas semanas os contaba como mi vida había sufrido varias "vueltas de tortilla", pero que la última no se terminó de dar, la tortilla se quedó suspendida en el aire sin saber si caería por el lado ya hecho y se nos quemaría o si caería por el lado bueno para que terminase de cuajar. Pues como sospechábamos, se ha quemado.

Otro año más se ha complicado la situación de nuevo. Todos conocemos ya la situación entre las dos Coreas, las amenazas de Kim Jong Un hacia Japón, Corea del Sur y EEUU, y los continuos rechazos al diálogo y la desnuclearización por parte del país comunista.


Esta situación ha causado el desagrado en varios compañeros de viaje, sin los cuales, no podríamos ir a Japón. Y ante el "miedo", por así llamarlo, de que pueda ocurrir algo durante nuestra estancia en Japón, hemos decidido no cancelarlo, si no aplazarlo 1 año.

Si soy sincero, me alegra la elección a la vez que me deprime. Puede sonar contradictorio, pero me alegra saber que cancelar, no se cancela. Aunque tengamos que esperar un año más, iremos. Pero a la vez me deprime el no poder ir, tenía realmente ganas de pisar el país y bueno... Como ya os imaginaréis, no es muy agradable. Aunque nuestra seguridad es lo primero.

Sabemos perfectamente que son solo palabras, que no llegarán a las armas. Pero existe ese miedo. En mi opinión, la política de asuntos exteriores tanto de Corea del Norte como de EEUU, es pésima, odiosa e irrespetuosa.

No creo que haga falta explicar el porqué de mi opinión de dicha política en el país comunista, pero puede resultar confusa en cuanto a EEUU. Este último, ha estado provocando al líder norcoreano con sus continúas y sutiles faltas de respeto, como insinuar su cobardía y asegurar que no llegarán a las armas dado que sería un país perdido. No me parece políticamente correcto. Cuando varios países se encuentran en una situación tan delicada como es estar a las puertas de la guerra, lo último que debería de hacerse es provocar. Actuando de esta forma, solo se logrará que la situación se agrave y cause mayor odio hacia los EEUU por parte de Corea del Norte.

Volviendo al tema inicial, esperamos que la situación se termine antes de dos meses, cosa que parece imposible. Pero de ser así, aún cabría una pequeña posibilidad de poder ir. Aunque tras hablar con mis compañeros, se les veía totalmente convencidos de atrasarlo un año.

Aunque no todo es negativo, también tiene sus puntos positivos:
  •  Mejorar el dominio del idioma antes de realizar el viaje.
  • Tener más ahorros para poder viajar por el país y pagarnos la manutención a lo largo del mes entero.
  • La posibilidad de que pueda apuntarse más gente.
Vamos, que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana.

3 comentarios:

Tus comentarios me animan a seguir publicando en el blog, a parte de servir de ayuda a otros lectores.

Gracias por aportar un pequeño grano de arena más.