14 de octubre de 2012

#OperaciónTánger - Día 5



Tras el merecido descanso del día 4, volvimos a madrugar. Hoy un poco más pronto de lo normal, íbamos a visitar Chefchaouen que está a 2 horas de Tánger.

Desayunamos, nos duchamos y con la cámara colgando directos al taxi. Chefcahouen es un viaje caro, muy caro, a un turista normal se le cobran 150€, y si vais con un guía que sepa regatear como mucho os lo rebajan hasta los 80€ (16€ por persona más o menos).


Chaouen (llamado así para abreviar), es un pequeño pueblo a 500m de altura en el interior de Marruecos. Está situado en el valle del Rif y es famoso por sus casa azules en medio de la naturaleza. Un pequeño rio, que ha medida que te acercas al final del pueblo se observa donde nace, cruza el pueblo por el medio. Y a la entrada del mismo, os podéis sacar una foto en la famosa puerta de Chaouen, una puerta azul que te da la bienvenida al lugar.

El calor era insoportable, podías llegar a los 50ºC y a una de nuestras compañeras le dio una insolación. Y es que como en todas partes, cuanto más cerca del interior más calor en verano. Por suerte, cada poco había fuentes para mojarte un poco, y mucha gente vendiendo agua del río de Chaouen, un agua por cierto, de gran calidad y famosa en todo Marruecos.

Este lugar es una visita obligada, puedes disfrutar de un pueblo 100% típico marroquí, de sus vistas al Valle del Rif o acercarte al nacimiento del Río Chaouen. Encontrarás una de las famosas tiendas de alfombras, y una hospitalidad que no se encuentra en muchas partes. Tras comprar muchos recuerdos y regalos volvimos a coger el taxi para volver al hotel, cenamos y a la cama. Había sido un día muy cansado y necesitábamos recuperar fuerzas. Aunque al día siguiente volvía a tocar más o menos plan tranquilo: Última visita a Tánger, últimas visitas gastronómicas y tarde de playa.

1 comentario:

Tus comentarios me animan a seguir publicando en el blog, a parte de servir de ayuda a otros lectores.

Gracias por aportar un pequeño grano de arena más.