4 de enero de 2012

Experiencia Noken

¡Pero qué despiste el mío! ¡No me lo puedo creer! Pensaba que ya había publicado éste post y de repente, haciendo limpieza veo que lo tengo metido en borradores a medio hacer... Lo siento mucho.

Y como lo prometido es deuda, aquí os dejo el post. Espero que no os importe leerlo un poco tarde...

Como ya sabéis, el 4 de Diciembre se realizó el Noken en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Me levanté un poco más temprano de lo que estoy acostumbrado y de lo que tenía pensado, los nervios me la habían jugado esta vez. Me vestí rápidamente y bajé al comedor a desayunar.

Al parecer no era el único al que la impaciencia le había despertado temprano, casi todos los que se presentaban al Noken que estaban alojados en el hotel del campus estaban tomando algo...

Por las mañanas no me suele entrar nada sólido y aun estaba adormecido, por lo que me dirigí a la cafetera. ¡Maldita cafetera! Soy capaz de controlar una del siglo XIX pero no puedo controlar una del siglo XXI...

Como es lo más normal con estas cafeteras metí las dos capsulas que necesitaba para un café, presioné el botón y me quedé esperando. Como ponía calentando agua pensé que se estaba preparando.

Poco después llegaron otras dos personas, pero como el café no se hacía, empezamos a presionar botones.

Hubo un momento que empezó a salir agua por donde yo nunca pensé que podría salir algo y pusimos a todo correr una taza, cuando estaba a punto de desbordarse y vimos que no se terminaba, no se a quién de los tres le vino la idea más inteligente del día, pero presionamos de nuevo el botón y paró, vamos lo más normal del mundo... Otra jugada de los nervios.

Tras inundar el hotel, y un poco más y romper la cafetera, se nos ocurrió llamar a la camarera. Que ella muy amable, nos preparó a cada uno un café.

Tras desayunar me subí de nuevo a la habitación del hotel a asearme y repasar un poco.

Cuando ví que ya era una hora temprana pero no demasiado, me puse en camino a la Facultad de Interpretación y Traducción, donde se celebraba el Noken. Era una caminata algo larga pero bastante buena para ir recordando algunas cositas y repasar algo...

Había mucha gente en el registro y eso iba a ser algo imposible por lo que me quedé un rato repasando fuera. Pero los nervios me la jugaron por tercera vez y para cuando quise darme cuenta ya estaba entregando el Test Voucher con mi DNI.

El examen se dividía en tres partes, vocabulario y gramática, comprensión escrita y listening.

Tras completar cada parte tenías entre 10 y 20 minutos de descanso, que al final, entre una cosa y otra, igual hasta eran menos de 10.

El examen era bastante fácil y tipo text, pero la noche anterior debí de coger frio y estaba más preocupado de que los mocos no se me cayeran y hacer el ridículo, que del examen. Pero aun así creo que me salió bastante bien. Tengo seguro que aprobaré y de sobra.

Hubo la verdad bastante cosas graciosas como mi búsqueda interminable del baño. Que contándolo (sí lo he intentado jajaja) no tiene gracia... Lo único gracioso es que me compararon con Frodo intentando destruir el anillo (Frodo porque era el más joven de todos y destruir el anillo por todos los pañuelos comprimidos que llevaba jajaja).

Al terminar el Noken, se me olvidó por donde salir de la facultad. La última jugada de los nervios, pero la encontré rápidamente.

¡Fue una experiencia que no la pienso olvidar en la vida! ¡El año que viene al Noken 4!

¡Felices fiestas y feliz año nuevo!

6 comentarios:

  1. Me alegro de que te fuera bien! Yo a los exámenes oficiales de idiomas les tengo un pánico de campeonato >//<
    Ojalá pudiera estudiar japonés yo también T^T
    Un saludo! (:

    ResponderEliminar
  2. Jajaja gracias Kasaii~! Yo también les tenía miedo ahsta que me presenté al primero ;) es como un examen normal n.n
    Y anímate a estudiar japonés! seguro que tienes alguna academia por ahí cerquita!
    ¡Salu2!

    ResponderEliminar
  3. Animado estoy, pero me faltan recursos para estudiarlo XD La verdad es que no, no hay ninguna academia cerca. La más cercana está en Madrid a casi 200 kilómetros de mi casa, así que está algo complicado ir a clase. En fin, cuando me vaya a la universidad espero poder apuntarme. Nos vemos!

    ResponderEliminar

Tus comentarios me animan a seguir publicando en el blog, a parte de servir de ayuda a otros lectores.

Gracias por aportar un pequeño grano de arena más.